Dos mundos: vivir

Dos mundos, dos continentes, una vida.

Dos mundos, muchos aviones, una vida.

Dos mundos, infinita ilusión, una vida.

Y en esas estoy hoy… en un taxi, camino del aeropuerto, lista para embarcarme en los tres aviones que me llevarán de vuelta a mi otro mundo.

Una de las decisiones que tienes que tomar cuando se te planta delante una vida nueva es qué hacer con la que tenías hasta entonces. ¿Te aferras a ella convencido de que ningún mundo puede ser mejor? ¿Le das la espalda y abrazas la nueva con la esperanza de que te aporte algo más que la que ya tienes? ¿O decides hacer malabares con tus dos mundos y vivirlos con toda la intensidad que te da una vida?

Yo elegí los malabares. Tengo la suerte de poder elegir. Tengo la suerte de que mi trabajo viene conmigo y de que yo voy con él. Mi trabajo no sólo me encanta, sino que me ofrece la excusa perfecta para volver y estar con mi gente y eso, amigos míos, es una suerte. Además soy afortunada por tener un equipo que funciona, unos clientes que confían y un entorno que me apoya ¿se puede pedir más?

Los malabares tienen su riesgo, lo sé, y por jugar en dos mundos pago un alto precio pero también tienen su recompensa  y hoy viene en forma de ilusión por ir a casa, por estar con mi familia, con mis amigos y por retomar los bártulos de interpretar  que, de todos mis trabajos, es el que más me gusta.

 

 

 

 

 

Anuncios
Dos mundos: vivir

2 comentarios en “Dos mundos: vivir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s